Tiempo de lectura: 4 minutos

Una estrategia SEO (Search Engine Optimization), o estrategia de posicionamiento en buscadores,  se trata de una serie de acciones dirigidas a mejorar la visibilidad de una página en los buscadores web.

Tener una buena estrategia SEO no solo aumenta la visibilidad de la página web, también optimiza tu web, la rentabiliza, aumenta su impacto en redes sociales y crea una relación de confianza con tus clientes. Las principales claves para un buena estrategia SEO son:

1. Crear un buyer persona 

Para comprender mejor al target base de tus productos o servicios, es necesario crear un buyer persona, que es una representación prototípica y ficticia de tu cliente. Esto sirve para que nos pongamos en la piel de nuestro cliente y localicemos sus necesidades, sus patrones de búsqueda y las expectativas que tiene con nuestra página. Para crear al buyer persona puedes recurrir a encuestas y entrevistas a sujetos comprendidos en tu público objetivo.

2. Identificar palabras claves

La identificación del tipo de búsquedas que realiza nuestro público nos proporciona las palabras clave, que son aquellas que teclean en el buscador para encontrar información relacionada con sus necesidades. Conocer estas palabras nos permite saber cuales son las mejores para posicionar nuestra página.

En el listado final de palabras clave para nuestra web debemos prescindir de aquellas palabras clave con muy pocas búsquedas, con demasiada competencia y las que atraen a un público equivocado al que está dirigido nuestro sitio web.

3. Hacer un análisis de la competencia

Tras identificar qué palabras claves quieres que se relacionen con tu web es momento de poner el ojo en cuales son las empresas con autoridad que compiten con nosotros en las búsquedas.

Conocer los términos han provocado el posicionamiento de nuestras competidoras nos permite extraer ideas de estos y mejorar su trabajo en nuestra propia web, lo que nos permitirá ser competitivos. Herramientas como Semrush, Screaming Frog o MozBar son de gran ayuda para realizar este análisis.

4. Cuidar la imagen de la web

En una buena estrategia SEO la imagen de nuestra web es fundamental, por lo que hay que tener especial cuidado en nombrar correctamente los archivos fotográficos para que los buscadores puedan relacionar identificar su tema principal. Otro factor importante es la velocidad de carga de nuestros contenidos, ya que permitirá a nuestro público navegar en nuestra página de forma fluida y cómoda.

También hay que ser especialmente cuidadosos con la imagen de la versión móvil de nuestra web, pues la mayoría del tráfico de búsqueda se realiza mediante los móviles. Asimismo, tener imagen atractiva en redes sociales es primordial para redirigir visitas de las redes a la web.

5. Poner mimo en los detalles

Ser detallista nunca ha sido tan importante, pues gracias a ciertas configuraciones específicas de nuestra web se puede obtener un posicionamiento exitoso. Algunos de estos detalles a tener en cuenta en nuestra estrategia SEO son:

  • Metadescripción: se trata del texto que aparece en los resultados de búsqueda (SERP). Su importancia es notable porque influye en el número de visitas que recibimos en nuestra página desde los buscadores.
  • Personalizar tus links: personaliza tus URL acorde a los contenidos de cada sección de tu sitio web. Debes recordar incluir las palabras claves en ellos.
  • Crear un favicon: se trata de una imagen de pequeña dimensión alojada en la barra de direcciones, favoritos y bookmarks de los navegadores. Lo más habitual es que sea el propio logo de la empresa.

6. Arreglar los enlaces rotos

Los enlaces rotos, popularmente conocidos como el error 404, son una forma muy sencilla de disuadir a nuestra audiencia. Esto es lo que menos deseamos, por ello es necesario que nuestra estrategia SEO prevea solucionarlos lo más rápido posible.

Cuanto mayor sea la duración de estos enlaces rotos, más caerá el tráfico de nuestra web. Si los buscadores detectan la repentina bajada de visitas pueden considerar que no ofreces una buena experiencia de usuario, haciendo bajar tu posicionamiento en ellos.

7. Usar enlaces propios

A la hora de crear contenido en tu página web hay que intentar que los temas estén interconectados para que nuestro público navegue entre ellos. Con los enlaces consigues que el público permanezca más tiempo en nuestro sitio.

Para ello debemos crear vínculos internos que enlacen nuestros contenidos los unos con los otros y que haya una coherencia interna entre ellos. Crear hipervínculos entre las diferentes secciones y posts de nuestra página web se vuelve algo fundamental en nuestra estrategia SEO.

8. Fortalecer tu contenido

La creación de contenido puede resultar dificultosa, pero es la verdadera clave de nuestra estrategia SEO. Realizar un esfuerzo para mejorarlo provocará que nuestro público vea atractiva y viva nuestra web.

Nuestro contenido debe ser original, creativo y útil. En él  se tiene que tener en cuenta a nuestro buyer persona y el estilo de nuestra marca. La mejor estrategia para mejorar nuestros contenidos es realizar un uso inteligente de los encabezados y de títulos, descripciones e imágenes que refuercen la filosofía de la marca.

9. Analizar y medir tu estrategia 

Analizar y medir nuestra estrategia SEO periódicamente nos permite detectar los errores que estamos cometiendo rápidamente. También nos permite observar cuales son las estrategias que están funcionando y consolidarlas. Los principales buscadores cuentan con herramientas con las cuales podemos analizar, verificar y optimizar el estado de nuestra página en los buscadores. 

Un buen ejemplo de estas herramientas son Google Search Console, que te muestra los errores que se encuentra al leer tu página para que los resuelvas rápidamente. Otra gran herramienta es Google Analytics, que te permite analizar el tráfico de tu web y determinar tus métricas de marketing.

10. Ser perseverante y constante

Las estrategias SEO requieren de dedicación y paciencia, pues los grandes resultados tardan en llegar un tiempo. Debemos ser cautos y esperar los resultados exitosos en el largo plazo; y, a corto plazo, ponernos una metas factibles a través de un plan de objetivos mensuales.

Una estrategia SEO no es una receta mágica que hace que mejoren tus resultados al instante, sino más bien un guiso que se cocina a fuego lento y que poco a poco va cobrando más sabor.